Prototipo de vehículo SAM-UGV

 

La Agencia Europea de Defensa (EDA) ha firmado un contrato de 4 millones de euros con un consorcio liderado por Rheinmetall Defence, para el desarrollo del prototipo de un vehículo terrestre no tripulado (UGV) que ayudará a las tropas desplegadas en la búsqueda de IEDs. Otras empresas involucradas son la alemana Diehl BGT Defence y las francesas Thales Optronique y ECA.

Con este demostrador, denominado SAM-UGV (Semi-Autonomous Unmanned Ground Vehicle System Demonstrator), la EDA pretende investigar en el empleo de UGVs en zonas de conflicto, efectuando actividades de patrulla, reconocimiento de amenazas NBQ (Nuclear, Biológica y Química) e identificación de IEDs (artefactos explosivos improvisados).

El vehículo estará equipado con un Sistema de Navegación Inercial por satélite (INS), un radar láser 3D, un sistema de cámaras y sensores de ultrasonidos para evitar los obstáculos. Su autonomía será de 400 km y/o 24 horas.  Se pretende que tenga movilidad por todo tipo de terrenos y que su tamaño sea similar al de un quad, con un peso aproximado entre 300 y 400 kg.